• PASTORAL EDUCATIVA

    Evangelizar desde el currículo

    La naturaleza académica de nuestra institución nos exige llevar el evangelio a nuestros niños, niñas y adolescentes desde todas y cada una de las actividades curriculares, esto es, desde el mismo quehacer educativo cotidiano, de tal manera que ellos y ellas sean capaces de descubrir la presencia y acción de Dios en el mundo y en sus vidas no sólo en los acontecimientos extraordinarios, sino, sobre todo, en los hechos más simples y ordinarios de su experiencia personal. Esto les permitirá mantener su fe en diálogo sincero y abierto con la ciencia y la cultura.

    Diálogo Fe – Cultura

    Abre espacios para que todos los miembros de la comunidad educativa afiancen su identidad cultural desde la propuesta del evangelio y la filosofía agustiniana, y construyan desde la interacción las estrategias que los muevan al trabajo en equipo sin despreciar su historia, identidad personal, opciones propias y la propuesta de identidad institucional confesional.

    Diálogo Fe – Ciencia

    Es un espacio que permite a todos los miembros de la comunidad educativa, y en particular a los (las) estudiantes, penetrar de espíritu solidario – cristiano y agustiniano el quehacer académico en las diferentes áreas del currículo, con el fin de proyectar los productos intelectuales no sólo a la rentabilidad sino a la transformación del entorno, para un desarrollo social integral y sostenible.

    Mes bíblico

    A lo largo del mes de septiembre, que la Iglesia universal dedica especialmente a cultivar el amor hacia la Sagrada Escritura, mediante actividades por cursos, se invita a los niños, niñas y jóvenes a enamorarse cada vez más de la Palabra de Dios, a encontrar en ella auténtica sabiduría, consuelo en los momentos de aflicción y una esperanza cierta de salvación y vida eterna. Se suele cerrar el mes bíblico con un concurso en el que el estudiantado demuestra cuánto ha progresado en el conocimiento de la Sagrada Biblia.





  • ESPIRITUALIDAD

    Oración

    Todos los días en la dirección de grupo se reserva un momento para iniciar el día dando gracias al Dios de la vida por una nueva oportunidad para compartir como hermanos, aprender y dar lo mejor de cada uno para el crecimiento de la comunidad educativa. Un texto bíblico, una frase de san Agustín, un pensamiento de cualquier otro santo o una oración espontánea son la mejor manera de ponerse en contacto con el Señor para acogerse a su cuidado y protección.

    Además, con el fin de acompañar de corazón a los miembros de la familia agustiniana: estudiantes, padres de familia, docentes y demás colaboradores, que experimentan la enfermedad, los días 19 de cada mes se eleva una oración comunitaria en todos los cursos en honor de san Ezequiel Moreno, patrono de los enfermos, para pedirle al Señor Jesús que les conceda fortaleza en el cuerpo, paz en el espíritu, paciencia en el dolor y plena recuperación de la salud.

    Convivencias por cursos

    La Experiencia de Convivencia es un espacio de profundización humano integral en el cual los (las) estudiantes viven un día diferente a su rutina escolar. Una experiencia de vida que les brinda los elementos necesarios para confrontar su realidad personal, grupal, escolar, familiar y espiritual; se favorece el compartir, el descanso, y el reencuentro con su yo interior hacia la búsqueda de un compromiso con su entorno escolar y social.

    Retiros Grado 10º y 11º

    En los dos últimos grados de su formación, los (las) estudiantes están preparados para una experiencia más fuerte de convivencia, con características de retiro espiritual, en el que tienen la oportunidad de alejarse durante un fin de semana de sus actividades habituales para confrontar su vida, sus relaciones familiares, el sentido de su vida, su dimensión espiritual y todos los elementos esenciales de su existencia, de cara a la etapa de decisiones fundamentales de su proyecto de vida.

    Retiro de Docentes y Administrativos

    El personal que labora en nuestra institución, tanto en la parte docente como administrativa y de servicios es parte de la gran familia agustiniana y, por lo tanto, su identidad con nuestra espiritualidad es esencial para el acompañamiento de los procesos de enseñanza y aprendizaje de nuestros(as) estudiantes. Por eso cada año, separamos un fin de semana y lo dedicamos a la reflexión y revisión de la propia vida a la luz de los principios del evangelio y el pensamiento agustiniano, lejos de las preocupaciones cotidianas.

    Dirección espiritual

    La conciencia es un sagrario donde sólo entra Dios. Cada ser humano debe confrontarse a diario consigo mismo y reflexionar sobre el sentido profundo de su existencia, de sus pensamientos, sentimientos y acciones, de cara a su proyecto de vida. En este diálogo interior nunca está de más un consejo sabio, alimentado por la experiencia, la escucha de la Palabra de Dios, la formación teológica o la lectura de los santos. Por eso el Colegio ofrece también a sus estudiantes y demás miembros de la comunidad educativa la posibilidad de buscar la dirección o consejería espiritual, a través del capellán. Sumada a la orientación psicológica puede ser una herramienta eficaz para reorientar la vida en los momentos de confusión. Dios siempre habla, pero nosotros no siempre le escuchamos, porque estamos muy ocupados con los afanes de cada día.

    Mes mariano

    Como es tradicional en la espiritualidad y liturgia católica, el mes de mayo está especialmente dedicado a honrar a nuestra madre del cielo, la santísima virgen María. El propósito es fomentar en nuestros niños, niñas y jóvenes el amor y la piedad hacia la virgencita, a la vez que recapacitar sobre su valioso papel en la historia de la salvación. Su disponibilidad a la voluntad de Dios, su humildad, ternura y paciencia son algunas de las virtudes que todos debemos aprender a imitar. Se acostumbra embellecer estas fiestas con la decoración mediante vitrales alusivos a la virgen en todos los salones, elaborados por los (las) estudiantes, la oración del santo rosario, el canto de la salve y muchas otras muestras de afecto. También se invita a la comunidad educativa para amar, valorar y respetar a nuestras madres aquí en la tierra, pues ellas son el reflejo más perfecto del amor de Dios.

    Cuaresma y Semana Santa

    El ritmo de la liturgia no puede estar ausente del itinerario educativo de nuestros niños, niñas y jóvenes. Por eso en cada uno de los momentos fuertes de la liturgia de la Iglesia, se ofrecen espacios de interiorización que, mediante actos de piedad, permitan una mayor adhesión a la persona del Señor Jesús. Durante la Cuaresma se invita a reflexionar sobre el camino de Jesús hacia la cruz, un camino en el que nosotros le debemos acompañar porque la cruz es la victoria sobre el pecado y la muerte, y nosotros estamos llamados a abrazar la cruz de Cristo para tener vida en él. Inicia con la solemne celebración del Miércoles de Ceniza y prepara a los (las) estudiantes para la vivencia de la Semana Santa en familia.

    Novena de Navidad

    Durante la última etapa del año escolar, oramos juntos la novena de Navidad, como un anticipo del gozo que viviremos en familia al contemplar el misterio maravilloso de la encarnación y nacimiento de Jesús. Los (las) estudiantes traen sus regalos y con ellos alegran la navidad de muchos otros niños y niñas en lugares apartados del país, donde la Orden de Agustinos Recoletos realiza la encomiable labor de llevar el evangelio con palabras y obras.




  • VIDA SACRAMENTAL

    Eucaristías bilingües por cursos

    Todos los días se celebra la santa eucaristía, un curso a la vez a partir del 5º grado, de tal manera que cada curso tiene una eucaristía por bimestre, unas en español y otras en inglés, de cara a la implementación del bilingüismo en el colegio. Es una gran oportunidad para fortalecer la vida espiritual y sacramental en los niños, niñas y jóvenes, a la vez que se apoya la comunicación cristiana de bienes, mediante los mercados que ellos ofrecen para ayudar a los más necesitados.

    Primeras comuniones

    El colegio ofrece a los padres de familia la oportunidad de que sus hijos e hijas se preparen y reciban debidamente los sacramentos de iniciación cristiana. A los niños y niñas de grado 5º se les prepara convenientemente para hacer su primera confesión y comunión. Aprenden a conocer el amor de Jesús, el poder de la oración y la importancia de asistir en familia a la santa misa los domingos, con el fin de mantenerse unidos y enfrentar los problemas de la vida con la ayuda de Dios.







    Confirmaciones

    Los (las) jóvenes de grado 10º son preparados para recibir el sacramento de la Confirmación, de manera que esta catequesis haga parte de su formación integral y cuando terminen sus estudios, no solo estén preparados para afrontar los retos de la educación superior, sino también hayan alcanzado la madurez de su vida cristiana y puedan ser fermento de amor y reconciliación para nuestra sociedad, tan necesitada de paz. Aprenden a reconocer a Jesús como el Señor de la historia, quien les cuestiona sobre su misión en el mundo y su propia vocación.

    Confesiones

    Durante los retiros espirituales, las convivencias, la preparación a los sacramentos y en algunas ocasiones especiales, se programan jornadas de confesiones para que los (las) estudiantes y demás miembros de la comunidad educativa puedan reconciliarse con Dios y con sus hermanos, por medio del sacramento de la Confesión. Descargar el alma y aligerar el camino siempre es una buena decisión, de cara a los múltiples peligros a que están expuestos nuestros hijos e hijas para su vida espiritual. Aparte de los momentos expresamente programados para ello, estudiantes, padres de familia y demás miembros de la comunidad educativa saben que pueden acudir en cualquier momento al coordinador de pastoral y capellán para recibir este saludable sacramento.

    Catequesis Pre-escolar y Primaria

    Los niños y niñas pequeños, los consentidos, también se acercan desde su primera infancia al amor de Dios; primero desde el afecto y cariño de sus maestros y maestras, pero también desde el conocimiento de la vida de Jesús. Por medio de películas, cuentos, actividades lúdicas y manuales, la coordinación de pastoral les ofrece la posibilidad de enamorarse más y más de Jesús: de sus parábolas, relatos y milagros, pro sobre todo de su misión: inundar el mundo con el amor de Dios, llevar pan al que tiene hambre, vestido al que tiene frío y consuelo al que está triste. Los pequeños disfrutan más que ningún otro sus visitas a la capilla, la oración y los cantos. Su inocencia se asemeja a la inocencia de Cristo y ojalá todos nos contagiáramos de ella.

    Fiestas agustinianas

    A lo largo del año escolar nos reunimos como comunidad educativa para celebrar los diversos acontecimientos de nuestra vida espiritual: la inauguración del año lectivo bajo el amparo de la Virgen de la Candelaria en febrero, la imposición de la Ceniza al inicio del camino cuaresmal, la Semana Santa, el mes mariano y, sobre todo, las fiestas agustinianas en agosto. Nuestros patronos : san Agustín (28 de agosto) y san Nicolás de Tolentino (10 de septiembre) son los inspiradores de nuestra vida espiritual. Su ejemplo de virtud y santidad nos enorgullece y compromete a no ser inferiores en la búsqueda de nuestra propia santificación. San Agustín, buscador incansable de la verdad, y san Nicolás de Tolentino, orando sin cansancio por las almas, nos enseñan a salir de nuestro egoísmo y crecer en la vida comunitaria.

    Grupo de Acólitos

    El servicio al altar es siempre un privilegio. Por esa razón se invita a los estudiantes que ya han recibido su primera comunión, a partir de grado 5º para prestar su servicio a la comunidad educativa en calidad de acólitos o monaguillos. Tienen la noble y sagrada misión de acompañar y ayudar al sacerdote durante las celebraciones eucarísticas. Se constituyen en un modelo de servicio y disponibilidad para todos sus compañeros, así como en niños, niñas y jóvenes profundamente identificados con Jesús, deseosos de imitarle y seguirle en la búsqueda de la santidad.



  • INFLUJO SOCIAL

    Misiones Semana Santa

    Existe un gran espíritu de comunión en la Iglesia, y también en la comunidad agustiniana. Por esa razón, cada año en el tiempo fuerte de la Semana Santa, un grupo de docentes y otros colaboradores de nuestra institución, se forman y preparan para llevar el mensaje del evangelio al territorio de misiones que la Orden de Agustinos Recoletos tiene encomendado en el Vicariato Apostólico de Trinidad (Casanare). Es una manera de prestar una mano al trabajo sacrificado de los misioneros, pero también de fortalecer la identidad agustiniana y el compromiso de servicio de nuestros colaboradores. Los estudiantes y padres de familia se vinculan mediante donaciones económicas para sufragar los gastos de los misioneros. Ese es su valioso aporte a las misiones de la Iglesia, además de la oración.




    Comunicación cristiana de bienes

    La comunicación cristiana de bienes es uno de los pilares de la espiritualidad cristiana, ya que como dice el apóstol Santiago, “la fe, si no tiene obras, está completamente muerta” (St 2,17). Esta práctica de caridad se hace presente en nuestra Comunidad Educativa a través de muchas formas, pero especialmente a través de las siguientes:




    Entrega de mercados a los más necesitados

    La donación generosa de mercados que hacen las familias y que los (las) estudiantes ofrecen durante las eucaristías por cursos muestran claramente el compromiso con los menos favorecidos. Los mercados acopiados se entregan a instituciones que atienden a las personas más vulnerables, pero también incluso a familias de nuestro colegio que atraviesan momentos de crisis económica.




    Aguinaldo Navideño

    También se expresa la caridad cristiana por medio de los juguetes y regalos que las familias donan en navidad, los cuales son enviados al territorio de misiones que la Orden de Agustinos Recoletos atiende en Casanare. Allí alegran la novena de aguinaldos de cientos de niños de los pueblos y veredas más apartados.







    Juventud Agustino Recoleta JAR

    El objetivo de la formación JAR es proporcionarle a nuestros estudiantes la posibilidad de vivir una experiencia similar a la de la primitiva comunidad cristiana, en el estudio de la Palabra de Dios, la fidelidad en la Eucaristía, la solidaridad con los más necesitados y la comunión íntima en verdadera amistad y fraternidad, según la espiritualidad agustiniana. De esta manera, su paso por el Colegio Agustiniano Tagaste les ayudará a tener una vida eclesial y social más comprometida y radical. Todos(as) los(as) estudiantes están invitados a participar de esta experiencia a partir de los 8 años de edad, en las siguientes etapas:

    Etapa Edad Grado escolar
    Horizonte de amistad 8 – 12 3º - 5º
    Horizonte de aventura 11 – 15 6º - 8º
    Horizonte de libertad 14 – 18 9º - 11º




    Grupo vocacional

    Aquellos jóvenes que a lo largo de su formación integral en nuestro colegio se van identificando más y más con la espiritualidad y misión agustiniana en la vida de la Iglesia, tienen la oportunidad de participar en el grupo vocacional, donde se les acompaña y orienta en la identificación de sus intereses vitales, con el fin de que puedan discernir su propia vocación personal: matrimonial, religiosa, sacerdotal, misionera, etc., teniendo presente que todas las personas están llamadas a la santidad, cualquiera que sea su vocación y opciones personales. Quienes desean servir a Dios y a la Iglesia en la Orden de Agustinos Recoletos como religiosos o sacerdotes son bienvenidos, para trabajar como hermanos en la pastoral educativa, misionera y parroquial.




  • Cronograma General



















    Para ver las actividades detalladas, que incluyen convivencias y eucaristías por cursos, por favor ver el vínculo PRÓXIMOS EVENTOS en el portal web del Colegio.




Proyecto de Pastoral

El proyecto de pastoral de nuestra institución, titulado “Creer y entender para Ser y saber” ofrece a los miembros de la comunidad educativa la ocasión de coordinar el estudio académico y todas las actividades curriculares con los principios religiosos y morales, integrando de esta manera la vida con la fe. Hemos de ver esta actividad como una oportunidad de trasformación de los miembros de la comunidad educativa, donde ellos tienen la oportunidad de alimentarse y alimentar; no es solamente un servicio que presta la institución, sino un esfuerzo permanente de la misma por hacer críticos y reflexivos desde los principios cristianos a todos los participantes del quehacer educativo.

<-- Click aquí